EL MIEDO A LAS ARAÑAS ES ANCESTRAL

El miedo a las arañas o serpientes es un fenómeno extendido, incluso en aquellos que no tienen arcanofobia. Estos animales provocan una sensación de intranquilidad, que según los investigadores es hereditaria.

Es algo inevitable: caminas por el campo o por casa y te encuentras un animal de ocho patas acercándose a ti o un reptil siseante que se desliza hasta donde te encuentras. Instintivamente, sin que puedas evitarlo, tu cuerpo se congelará y tratarás de alejarte del animal antes de que te haga daño.

Durante muchos años se ha intentado averiguar si el miedo a las arañas era algo cultural o si por el contrario, salía de forma natural en nosotros. Para poder salir de dudas, un grupo de investigadores de la Universidad de Viena han ido a la raíz del ser humano: más concretamente a los bebés.

Los bebés no deberían, según la hipótesis de los investigadores, tener ningún tipo de temor adquirido a las arañas o las serpientes. Al ser tan pequeños, parece poco probable que sus padres les hayan podido inducir ya esa fobia por lo tanto, si el miedo a los reptiles el cultural, no deberían reaccionar a ella de forma negativa.

Para comprobarlo, reunieron a varios bebés de seis meses de edad y, a salvo en el regazo de sus padres, les enseñaron imágenes de serptientes, arácnidos y otros tipos de objetos como flores o peces. “Cuando le enseñaban imágenes de una serpiente o una araña a los bebés en lugar de una flor o un pez, sus pupilas se dilataban”.

Al comparar un pez y una serpiente, la dilatación de la pupila era menor que en el caso de las flores y las arañas, aunque lo suficientemente amplia para ser significativo. De ahí que la neurocientífica Stefanie Hoehl conluya que “el miedo a serpientes y arañas es algo evolutivo”.

La teoría de los investigadores es que este miedo viene de nuestros antepasados. Aunque ahora gran parte de la población viva en grandes ciudades y no tenga contacto con estas especies animales, nuestra herencia genética nos recuerda que en el pasado, los hombres vivían en condiciones más extremas en las que las arañas y las serpientes eran unos depredadores mortales.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar el rendimiento del sitio web y de evaluar el uso que se hace de nuestra página web y la actividad general desarrollada en la misma así como mostrar publicidad personalizada. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.