LA TIMIDEZ DE LOS ÁRBOLES

Existe un fenómeno en la naturaleza que habla de un lenguaje oculto entre los árboles, una conversación que tiene lugar en las copas de los árboles y que habla de una timidez al tocarse.

Se puede ver perfectamente durante un paseo por el bosque si fijas la mirada en el cielo. Las copas de los árboles tapan casi todo el cielo, permitiendo el paso de la luz solar por unas rendijas entre las copas. Una distancia perfectamente estudiada que hace temer que ha sido la mano del hombre la que ha impedido que los ejemplares puedan tocarse y compartir confidencias. Sin embargo este fenómeno responde a un comportamiento científico catalogado: la “timidez” de los árboles, un ejemplo de alelopatía, esto es la capacidad que tienen las plantas para influir sobre otras mediante compuestos químicos.

De este modo, al crecer, los árboles crean unas “grietas de timidez”, áreas vacías que los diferentes ejemplares optan por dejarse entre sí a modo de respeto. Pero esta línea invisible serviría también a los árboles para comunicarse entre sí y definir los momentos idóneos para hacer que nazcan las semillas de los árboles. Otra de las teorías alude también a que esta timidez permitiría a los árboles prevenir el contagio de enfermedades que de otro modo podrían acabar con todo el bosque.

El término fue acuñado en los años 50 por el botánico australiano Maxwell Ralph Jacobs, quien sostiene que este fenómeno viene producido por la abrasión de unas hojas contra otras al rozarse. Si las hojas se rozaban entre sí, cualquier golpe del viento o tormenta podría partir las ramas y dañarlos. La distancia de seguridad nació entonces como un modo de supervivencia. Su compañero Fracis Hallé comparte su visión de adaptación de los árboles al entorno aunque pare él la raíz de este fenómeno es genética y viene definida por el patrón de la copa de cada árbol. Igualmente, explica Hallé, hay dos tipos de árboles: los unitarios y los reiterados, quienes se adaptarían al entorno. "La reiteración es un progreso, es una forma más moderna y más eficaz de crecer, que se ha generalizado a la mayoría de nuestros árboles".

El hecho de que este fenómeno se produzca sin la intervención del hombre causa aún más fascinación entre los que lo perciben e Internet se llena de imágenes y mensajes alabando la belleza de las imágenes que dibujan las copas en el cielo.. 

 

13tv

© 2017 - 13TV S.A.