UN ESTUDIO SEÑALA QUE EL PULGAR DEL PIE FUE LO ÚLTIMO EN EVOLUCIONAR

Un nuevo estudio sugiere que los pulgares de nuestros pies fueron la última pieza de la evolución humana.

El dedo pulgar de nuestros pies es de enorme importancia, ya que es el nos da la fuerza e impulso para caminar o correr. Por ello, el estudio que se ha publicado recientemente en “Proceedings of the National Academy of Sciences” tiene gran relevancia, ya que ayuda a conocer cómo se produjo el transito hacia el bipedismo.

Es decir, señala que nuestro antecesor, el Ardipithecus ramidus probablemente era capaz de caminar en dos patas, pero que la transición hacia el caminar moderno no se hizo hasta años después con la llegada de Homo.

El director del estudio, Peter Fernández, de la Universidad de Milwaukee señala “nuestra habilidad para andar o correr en dos pies o ser bípedos es un alcance crucial que permitió a los humanos convertirnos en los que somos hoy en día. Para que todo funcionara correctamente, los huesos del pie tuvieron que evolucionar primero para así acomodarse al bipedismo. Los pulgares de los pies son de enorme importancia. En nuestro estudio sugerimos que este dedo no alcanzó su forma moderna hasta bastante tiempo después que los otros dedos de los pies.”

El porqué del retraso en esta evolución se debe, según los autores del estudio, a que el cambio que debía acometer era más grande o a que nuestros ancestros pasaron mucho tiempo colgados de las ramas antes de decidirse a caminar.

Pero, ¿por qué nos decidimos a caminar? Los científicos apuntan a varias razones. Pudo deberse a que de esta forma liberábamos nuestras manos para portar objetos o porque un cambio climático provocó que se perdieran muchos árboles y que fuera más difícil caminar de rama en rama, o que en caso de hacerlo se agarraran con las manos a ramas finas.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.