HALLAN UN TESORO VIKINGO DEL S.X EN ALEMANIA

Miles de monedas de plata, anillos, perlas y braceletes con más 1.000 años de antigüedad han salido de su escondite en el fondo del mar gracias a un grupo de aqueólogos.

Todo empezó en enero, cuando dos arqueólogos amateurs, uno de ellos un adolescente de 13 años, descubrieron una moneda de plata en un campo cerca de Schaprode, una localidad situada en la isla de Rügen (al norte de Alemania). La oficina estatal de arqueología se implicó en el asunto y durante el fin de semana un grupo de expertos logró desenterrar todo el tesoro, perteneciente al rey Harald Gormsson, más conocido como Harald Blåtand.

En total son 600 piezas de plata varios collares y broches y hasta un martillo de Thor, todos de finales del siglo X. Entre ellas están 100 monedas acuñadas por el rey Blåtand. El rey Harald sucedió en el treno a sus padres Gorm el Viejo y Thyra Danebod, algo nunca visto hasta ese momento entre los vikingos (quienes, tras la muerte de un rey elegían en combate a su sucesor). Blåtand fue conocido por la unificación de las tribus noruegas, suecas y danes, además de por su conversión al cristianismo.

Debido a su piel morena, la gente lo empezó llamando Blå, a lo que se sumaría el sufijo tan (gran hombre) con el paso de su reinado. Su nombre se acabó interpretando como “Bluetooth” en su traducción al inglés (diente azul), debido también a la posible eritoblastosis fetal que sufrió y que le dejó varios dientes con un color azulado. Siglos más tarde ese mismo nombre acabaría sirviendo para que Ericsson bautizara así su nueva tecnología.

Las monedas poseían el emblema real y la fecha de las inscripciones coincide con la huida del rey a Meckemburgo-Pmerania tras perder una batalla contra su hijo.

Los adolescentes que lo encontraron estaban buscando objetos con un detector de metales cuando uno de ellos, Luca Malaschnitschenko, encontró la moneda. Al limpiarla comprobaron que no era un trozo de aluminio sino algo más grande. Los arqueólogos les pidieron entonces que mantuvieran el hallazgo en secreto para evitar que los ladrones de tesoros se pudieran hacer con las monedas y les invitaron a participar en la investigación que ha dado sus frutos este fin de semana.

“Ha sido el mayor descubrimiento de mi vida”, explicó el arqueólogo Rene Schoen a la agencia de noticias alemana DPA.

Ahora las piezas entrarán en la fase de restauración y clasificación antes de poder ser expuestas en un museo.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.