HOUDINI, EL GENIO DEL ESCAPISMO

Harry Houdini un genio que impactó al mundo con sus espectáculos de magia. Adrien Brody le da vida en una interpretación brillante.

Al pronunciar su apellido es casi imposible no pensar en algún truco de escapismo, imaginar a un hombre zafándose de una camisa de fuerza o de unas esposas, y no es para menos, porque Harry Houdini, cuyo nombre real era Ehrich Weiss, se convirtió en la viva imagen de hacer aquello que parecía imposible.

Houdini nació en Budapest en 1874, pero su familia emigró a Estados Unidos y, con sólo 4 años, obtuvo la nacionalidad estadounidense. Su destino parecía escrito, ya que desde niño participó en espectáculos circenses ambulantes, pero no sería hasta los 15 años cuando daría sus primeros números de magia con la ayuda de uno de sus cuatro hermanos. Para formarse recurrió a los libros, de los que fue aprendiendo el oficio y de donde obtuvo la inspiración para su nombre artístico, homenaje al padre de la magia moderna, Robert-Houdin. Tras sus inicios en la magia, comenzó a mirar de cerca el escapismo, y consideró que podría hacer un número a partir de dicha disciplina.

Se convirtió en un auténtico referente gracias a sus espectaculares shows. Uno de los más conocidos es la Metamorfosis, número en el que el escapista era atado, metido en un saco y, posteriormente, en un baúl, sobre el cual se subía uno de sus ayudantes, levantaba una cortina y ¡tachán!, Houdini aparecía completamente liberado, y no solo eso, sino que su compañero había ocupado la posición del genio al inicio del espectáculo, dentro del saco. Una de sus ayudantes más habituales era Beatrice Rahner, quien acabaría siendo su esposa.

Houdini fue aumentando su fama de tal forma que llegó a viajar por Europa a lo largo de cuatro años, ofreciendo sus números en varios países. Los más aclamados tenían que ver con las esposas, de las cuales se liberaba con una increíble habilidad, por lo que empezó a ser conocido como ‘el rey de las esposas’. Barriles, cajas, cuerdas, cadenas, jaulas e incluso habitaciones, nada se interponía en el camino del mayor escapista de todos los tiempos.

Una forma peculiar de promocionarse

Algo muy curioso es cómo se promocionaba a veces en las ciudades. Se presentaba ante la policía, pedía que le esposaran o le encarcelaran, poniendo a prueba sus habilidades, ¿el resultado?, escapaba, ganaba notoriedad en la prensa y la gente acudía cada vez más a sus espectáculos.

Pese a que Houdini explicaba algunos de sus números, es un misterio cómo conseguía zafarse de algunas trampas. Hay teorías que afirman que escondía ganzúas y otros utensilios en su cuerpo, lo cual le facilitaba el trabajo. Aunque, si así fuera, la dificultad de sus espectáculos sigue siendo muy alta, ya que siempre ponía al público en la tesitura de verle escapar o sucumbir, y es lo que añadía tensión a sus shows.

La muerte del genio en 1926 estuvo rodeada de misterio, algo que se acentúa con la lucha que mantuvo en los últimos periodos de su vida contra aquellos que defendían lo paranormal y el espiritismo.

El número final

El escapista dejó preparado un último reto que se llevaría a cabo después de su muerte. En su lucha contra lo paranormal, le dejó a su mujer un código secreto que solo compartió con su mujer, asegurando que si alguna vez un médium lograba contactar con él en el más allá, recibiría las palabras que su mujer tenía apuntadas. Algo que no ocurrió nunca.

Houdini llegó a rodar varias películas de acción como protagonista en las que se podían apreciar sus trucos, sin embargo, no eran tan efectistas como en directo.

En 2014, Adrien Brody se mete en la piel del escapista en una miniserie que narra su vida de forma brillante. Mostrándonos los éxitos y los fracasos del genio, y también sus miedos y sus inquietudes. En definitiva, al hombre que se escondía tras la magia.

 

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.