LA TRILOGÍA DEL DÓLAR: EL NACIMIENTO DEL HOMBRE SIN NOMBRE

Sergio Leone estrenó en la década de los 60 las tres películas que cambiarían su vida y la del actor principal: Clint Eastwood.

 En 1964 Sergio Leone presentó su primer western sin saber que sería una de sus mejores obras y daría inicio a la trilogía más famosa de este género, catapultando a Clint Eastwood a la fama. “Por un puñado de dólares, “La muerte tenía un precio” y “El bueno, el feo y el malo” (películas que puedes ver este 1 de enetro en TRECE a partir de las 15.00h) sentaron las bases de una nueva forma de hacer western dando lugar al famoso spaghetti western. En ellas Leone nos hace seguir las aventuras del personaje de Clint Eastwood, el hombre sin nombre que sin embargo sí tenía nombre.

El hombre sin nombre es un personaje recurrente en el cine de Leone al que, curiosamente, le dio nombre el distribuidor americano de United Artists cuando buscaba una forma atractiva de vender las tres películas como una trilogía. De hecho, el personaje de Eastwood así como el de Charles Bronson en ‘Hasta que llegó su hora’ (la otra gran película de Leone) tienen nombres o apodos para que el resto de los personajes puedan referirse a ellos. Lo que no parecen tener es un pasado, más allá del conocimiento de que han estado en contacto con varias culturas y tienen influencias mestizas tanto en la ropa como en los rasgos físicos.

El personaje de Clint Eastwood a lo largo de las tres películas es el de un cazarrecompensas poco hablador y de un carácter tan frío que en algunas ocasiones podría ser borde. Su único interés es el dinero y, al contrario que los protagonistas habituales del western, su carácter va en contra de los “valores americanos”. El hombre sin nombre no tiene honor, nobleza o lealtad y tampoco se decanta por un bando en las batallas. Si antes el “hombre blanco” solo mataba a indios, este antihéroe no tiene reparos en acabar con todo el que se cruce en su camino, sea de la raza que sea. Leone introdujo a un héroe negativo, sucio, mas humanizado y acostumbrado al mundo en el que vivía.

La trilogía del hombre sin nombre (como se la llamó en un primer momento, antes de ser rebautizada como ‘Trilogía del dólar’) no fue solo un éxito para las distribuidoras. Gracias a estas películas la fama de Clint Eastwood despegó como la espuma. La carrera del actor estadounidense estaba acabada, después de varios trabajos para Universal la major había decidido prescindir de sus servicios y Europa era su única vía para relanzarse. Cuando Leone le contrató solo tenía en su portfolio experiencia como figurante y como secundario en una serie western de la época. El director italiano le moldeó y sacó de él una actuación estoica, contenida y fría que se acabarían convirtiendo además en seña de identidad del propio Eastwood hasta que asumió la dirección de sus películas.

Un hombre sin nombre que ayudó a poner en el firmamento el nombre de otros dos hombres: Eastwood y Leone y que cambió para siempre la forma de hacer western.

 

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar el rendimiento del sitio web y de evaluar el uso que se hace de nuestra página web y la actividad general desarrollada en la misma así como mostrar publicidad personalizada. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.