TRUMP APROVECHA EL ATENTADO DE NY PARA ATACAR LA INMIGRACIÓN

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha aprovechado la tragedia que ha traído el atentado de Nueva York para atacar las políticas de inmigración y pedir el final de la Lotería de visados.

La primera reacción del magnatario norteamericano ha sido la de culpar a las Loterías de visado de promover la entrada de terroristas en los Estados Unidos. En una serie de mensajes publicados en Twitter, Trump ha insinuado que el sistema implementado por el senador Chuck Shcumer ha sido el responsable de traer el terrorismo al país y ha citado unas palabras del Coronel Tony Shaffer para respaldar su argumentación y pedir medidas más estrictas. Según Shaffer, “el senador Schumer está ayudando a importar los problemas de Europa”.

Además, Trump ha anunciado que pedirá al departamento de seguridad nacional que endurezca el veto migratorio que ahora mismo se extiende a ocho países, la mayoría árabes. Actualmente quienes intentan entrar a Estados Unidos procedentes de Libia, Irán, Somalia, Siria o Yemen tienen que someterse a un control más exhaustivo que aquellos que llegan desde España, Sudáfrica o Australia. Sin embargo, si Donald Trump consigue sacar adelante sus medidas extremistas, los ciudadanos de ciertas zonas aparentemente aliadas podrían tener problemas para viajar al país.

El presidente de los Estados Unidos no ha ocultado nunca su xenofobia y ha aprovechado cualquier oportunidad para vincular los actos terroristas a la inmigración. En diciembre de 2015, tras el atentado de San Bernardino (en California) defendió la aplicación de una prohibición a los ciudadanos musulmanes.

El pasado martes un joven uzbeko de 29 años arrolló y mató a 8 personas en el centro de Nueva York antes de ser abatido por la policía y llevado al hospital. Sayfullo Saipov fue el autor del mayor atentado sufrido en Nueva York desde el 11-S, y a él, el Presidente de los Estados Unidos quiere darle un destino negro: Guantánamo.

La cárcel de Guantánamo, situada en la isla de Cuba se convirtió en un limbo legal de torturas que llegó a albergar a 800 reclusos en condiciones inhumanas. Su fama proliferó tras los atentados del 11-S y se acabó convirtiendo en todo un quebradero de cabeza para Barack Obama cuando asumió el cargo presidencial en 2008. Aunque el ex presidente tenía como objetivo cerrar la prisión, no logró conseguirlo aunque ahora tan solo quedan 41 encarcelados.

Ahora Donald Trump planea devolverla a su terrorífico esplendor y Saipov podría convertirse en el primer traslado de un detenido en suelo americano y el primer inquilino de Guantánamo desde 2008.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.