TRUMP DA BARRA LIBRE A LA CONTAMINACIÓN

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, ha derogado el Plan de Energía Limpia firmado por su predecesor que restringía las emisiones de gases de efecto invernadero.

Desde que se presentó como candidato a dirigir Estados Unidos, Donald Trump ha expresado en numerosas ocasiones sus dudas respecto a la existencia del cambio climático llegando a tacharla de “cuento chino”. El presidente no ha ocultado tampoco su interés por devolver a la industria minera y del carbón todo su esplendor y cumplir así con varias de sus promesas electorales.

Finalmente ha conseguido dar el primer paso para desmontar el trabajo de Barack Obama contra el calentamiento global tirando uno de sus planes centrales en la protección del Medio Ambiente. El jefe de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Scott Pruitt, ha sido el encargado de realizar el anuncio oficial. “Voy a firmar una propuesta para acabar con el llamado Clean Power Plan (Plan de Energía Limpia) de la administración pasada”.

Pruitt aprovechó una visita oficial a Kentucky, cuna de la minería estadounidense, para realizar el aviso. “La guerra contra el carbón se ha acabado”, declaró. Un gesto más del presidente hacia los mineros, que fueron uno de sus principales apoyos.

El Plan de Energía Limpia que Trump quiere eliminar rebajaba de forma drástica las emisiones de dióxido de carbono de las plantas energéticas de todos los estados de Estados Unidos en un plazo de quince años promoviendo que para 2030 dichas emisiones se redujeran en un 32%. El texto se adelantó en dos años a los Acuerdos de París, cuya meta más modesta (preveía una reducción de entre un 26% y un 28%) reforzando el papel de Obama como pionero en la lucha por la protección de la Tierra.

Donald Trump ya retiró el pasado mes de junio a su país de los Acuerdos de París al que tachó de “debilitante, desventajoso e injusto”. El presidente se escuda en su doctrina de América Primero, mezcla de patriotismo económico y xenofobia que lleva a la ruptura del país con el resto del mundo para realizar sus designios.

En esta ocasión no hay un plan alternativo para la reducción de emisiones contaminantes, por lo que las empresas podrían dejar de invertir en energías renovables y contaminar libremente la atmósfera sin ningún tipo de consecuencia penal.

En el partido republicano aplaude la decisión de Pruitt. “El Plan de Energía Limpia era apenas una tentativa de usar la EPA para imponer más regulaciones que devastarían la industria eléctrica estadounidense, elevaría el precio a los consumidores y generaría caos en nuestra economía”, han dicho desde el Comité Nacional del partido Republicano.

La exdirectora de la EPA, Gina McCarthy ha mostrado, sin embargo, su decepción con esta medida y los ecologistas y estados controlados por los moderados se han puesto manos a la obra para paralizar la derogación. Pasarán hasta seis meses antes de que la derogación del Plan de Energía Limpia se haga eficaz, tiempo que esperan aprovechar los fiscales de los estados demócratas para definir sus demandas a la Agencia de Protección del Medio Ambiente.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.