EL BARCO DE OPEN ARMS LLEGA A BARCELONA CON 60 PERSONAS A BORDO

El barco de la ONG española podrá atracar hoy en Barcelona después de 4 días de travesía en el Mediterráneo con 60 migrantes a bordo.

El calvario de la tripulación de Proactiva Open Arms llega a su fin este miércoles después de cuatro días varando por el Mediterráneo en busca de un puerto que acoja a los 60 migrantes que rescataron de las costas de Libia. Los viajeros se encontraban “nerviosos, inquietos y más pendientes del horizonte de lo habitual”, explicaba la periodista Gabriela Sánchez en Twitter; sabían que su odisea llegaría a su fin muy pronto y rompían en aplausos con cada nuevo gesto de acercamiento a Tierra.

Son 50 hombres, cinco mujeres y cinco menores, tres de ellos no acompañados los que lleguen a la costa española para poder empezar un futuro mejor. Aunque salieron de Libia, sus países de origen son más variados: 8 son palestinos, 8 de Sudán del Sur, tres de Mali, cinco sirios, uno de Costa de Marfil, otro de Burkina Faso, 8 egipcios, dos de Camerún, cuatro eritreos, tres llegan de República Centroafricana, dos etíopes, ocho de Bangladesh, un guineano y seis de Libia.

Una vez que los migrantes lleguen al puerto español les esperan todavía varios trámites antes de ser libres. Médicos de sanidad exterior examinarán a los migrantes mientras los técnicos de Cruz Roja les proporcionarán atención psicosocial. A continuación, serán identificados y filiados por la policía antes de ser trasladados a los equipamientos dispuestos.

El Gobierno ha concedido a los migrantes un permiso provisional humanitario de estancia legal en España de 45 días, contemplado en la Ley de Extranjería por razones excepcionales. Es el mismo permiso que se les aplicó a los migrantes del Aquarius y que permitirá a todos ellos evitar ingresar en el CIE y les permitirá iniciar los trámites para pedir asilo o decidir si quieren ir a otro país de la zona euro.

El fundador de Proactiva Open Arms, Oscar Camps ha relatado en Twitter todo el proceso de rescate. Ha compartido la alegría de los migrantes al saber que tenían un destino y su forma de despedirse de los abusos, la explotación y la tortura que han sufrido hasta llegar aquí. El mayor temor de todos era volver a Libia, donde volverían a caer en manos de las mafias y serían nuevamente esclavizados. Oscar Camps ha sido muy duro con el gobierno de Salvinni y su política de cerrar las fronteras: “Hoy no murieron 60 personas. No son negras, ni blancas, ni turistas, ni migrantes, son náufragos, vidas en peligro de muerte. Tenemos una obligación: proteger su vida”.

Camps ha compartido además su tristeza por todas las vidas que no han podido salvarse. “Qué tristeza tan grande saber que ayer murieron 63 personas más. Llevamos solo 60 personas, podríamos haber salvado 270 más”. En lo que va de año más de 1.000 personas han perdido la vida en el Mediterráneo intentando cruzar el mar desde Libia hasta Europa.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.