LA AUDIENCIA NACIONAL IMPUTA A TRAPERO POR SEDICIÓN

El jefe superior de los Mossos d’Esquadra, José Luis Trapero tendrá que declarar este viernes en la Audiencia Nacional en calidad de investigado por un presunto delito de sedición ocurrido el pasado 20 de septiembre.

La juez de la Audiencia Nacional Carmen Lamela es la encargada de instruir la investigación por los disturbios ocurridos en Barcelona en la noche del 20 de septiembre, cuando miles de personas se concentraron a las puertas de la Consejería de Economía de la Generalitat para impedir la labor de policías y guardias civiles en la detención del referéndum ilegal. Junto a José Luis Trapero, están siendo investigados el presidente de la Asamblea Nacional Catalana, Jordi Sànchez y el de Omnium, Jordi Cruixat así como la intendente de los Mossos responsable del operativo de la policía catalana en el día de autos, Teresa Laplana Cocera.

El delito de sedición al que se enfrenta Trapero puede llevarle a cumplir 15 años de condena en prisión. El Código Penal indica que incurren en sedición quienes “se alcen pública y tumultuariamente para impedir, por la fuerza o fuera de las vías legales, la aplicación de las leyes o a cualquier autoridad, corporación oficial o funcionario público, el legítimo ejercicio de sus funciones o el cumplimiento de sus acuerdos, o de las resoluciones administrativas o judiciales”. Los Mossos ya han indicado que acudirán a declarar para demostrar que han cumplido las órdenes de la Fiscalía y jueces.

En el atestado, la Guardia Civil atribuye a los presidentes de ANC y Òmnium el control de la muchedumbre que mantuvo confinados a los agentes en el interior del edificio durante 18 horas. Los investigadores añaden además que Sànchez y Cruixat “tenían un poder efectivo sobre la gente concentrada”.

Sobre Sànchez, la denuncia presentada ante la Audiencia Nacional, indica que fue el encargado de llamar a Trapero el 20 de septiembre a las 21:45h y que lo hizo en presencia de un Guardia Civil. La llamada se realizó “para ordenarle expresamente que activara el dispositivo de seguirdad para permitir la salida de la Comisión Judicial”, una salida que no se produjo hasta las 3 de la mañana. Por su parte, Cruixat pidió posteriormente que “la movilización no se detuviera”, antes de salir en un vehículo de la Guardia Civil.

El documento indica también que Laplana no ayudó a sus compañeros de la Guardia Civil cuando éstos le pidieron dispersar a la muchedumbre para poder realizar los registros aludiendo que su intención era la de “mantener la situación”.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.