PUIGDEMONT PROPONE LA SUSPENSIÓN DE LA DECLARACIÓN DE INDEPENDENCIA

El presidente de la Generalitat pidió que se abra un proceso de diálogo y negociación. La CUP muestra su rechazo a la suspensión de la declaración y abandona su actividad parlamentaria.

La comparecencia de Carles Puigdemont se retrasó una hora debido a varios problemas con el texto que iba a exponer en el Parlament, el motivo sería que algunos miembros de la CUP no estaban de acuerdo con las palabras que el president iba a pronunciar, por lo que mostraron su descontento con las decisiones políticas que iba a tomar respecto a la independencia de Cataluña tras el 1-O.

Fue sobre las 19:10 horas cuando Carme Forcadell dio inicio a la sesión en el Parlament para dar paso a Puigdemont. Introdujo su discurso hablando de los resultados del 1-O y condenando el comportamiento de la Policía y la Guardia Civil en las calles de Cataluña: “Lo de hoy no es una decisión personal, es el resultado del 1-O. El mundo se impresionó con las imágenes. El objetivo era crear el pánico y que la gente renunciara a su derecho de votar”

“Los que llegaron a las urnas vieron un censo operativo y válido. Quiero enviar mi afecto a todos los heridos y maltratados por la policía"

Fue entonces cuando el president habló de posibles soluciones y de las medidas que hay que afrontar para desatascar esta coyuntura: "La única manera de conservar el autogobierno y nuestros valores es que tengamos un Estado propio"

También criticó la postura del Gobierno ante el deseo de Cataluña de llevar a cabo un referéndum: "La respuesta del Gobierno central siempre ha sido una negativa. Las demandas siempre se han expresado de forma pacífica y a través de mayorías elegidas". ¿Si el referéndum se pudo hacer en Inglaterra, por qué no aquí? La única respuesta a nuestras demandas es la persecución política y judicial"

Tras estas palabras el president asumió la declaración de independencia y propuso suspenderla inmediatamente y pedir que se abra un proceso de diálogo en las próximas semanas: “Cataluña se ha ganado el derecho a ser un estado independiente". "Presento el mandato del pueblo de que Cataluña se transforme en una república independiente". “Proponemos unas semanas de diálogo y negociación”

No tardaron en llegar las reacciones por parte de Ciudadanos, PSC y PP en el mismo Parlament: Inés Arrimadas recalcó que nadie en Europa apoyaba el discurso de Puigdemont, asegurando que “está solo” y que buscarían una Cataluña muy diferente a la que él trataba de plantear; Miquel Iceta, por su parte, también mostró una postura contraria a la del president, recriminándole que se apoyara en los resultados del pasado día 1 de octubre: “una minoría no puede imponerse sobre una mayoría”. Xavier García Albiol aseguró que las manifestaciones del domingo en favor de la unión de España fueron un mensaje y un ejemplo de que “la Cataluña olvidada por el nacionalismo ya no se calla”, además se mostró tajante respecto a la independencia, afirmando que "no va a haber ninguna república independiente de Cataluña".

Albert Rivera también se pronunció: "Ha llegado el momento de actuar; sin excusas, atajos, complejos y sin mediaciones internacionales", asegurando que Puigdemont había dado un golpe contra la democracia y que su discurso era una forma de chantajear y meter presión al Estado.

Ada Colau mostró en su cuenta personal de Twitter su agradecimiento a Puigdemont: "Gracias por apostar claramente por el diálogo y la mediación. Ahora, Rajoy y el resto de fuerzas políticas tienen que moverse".

Pablo Iglesias también reaccionó con un tuit acompañado de un vídeo en el que hablaba sobre lo ocurrido en el Parlament: "Puigdemont no ha declarado la independencia. Pedimos a Rajoy que asuma el diálogo, las vías políticas y escuche también a Europa"

Por otro lado, las juventudes de la CUP, formación política que apoyaba el referéndum y la postura de Puigdemont, calificaron como “traición inadmisible” la suspensión de la declaración de independencia del president, postura que confirmaba Anna Gabriel en el Parlament: "Hoy tocaba proclamar la República Catalana". 

Puigdemont abandonó el hemiciclo sin rebatir las respuestas de las otras formaciones políticas, a la espera de que pueda abrirse una negociación que permita desatascar la situación política en Cataluña. Posteriormente, se procedió a la firma de un documento simbólico que recogía el compromiso con la república catalana. Tanto el Govern como la CUP participaron en esta rúbrica, tras ello, la formación política que abogaba por la independencia mostró su rechazo a la suspensión propuesta por el president. Afirmaron, además, que aplicarían todas las herramientas necesarias para aplicar los resultados del referéndum y anunciaron la suspensión de sus actividades parlamentarias hasta que se den los pasos hacia la república.

La respuesta del Gobierno llegó con la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, quien compareció para informar sobre la convocatoria del consejo de ministros y para valorar todo lo que había ocurrido en el Parlament: "El Gobierno no puede aceptar que se dé validez a la Ley del Referéndum. No es aceptable que en el Parlament se constate que la mayoría de los catalanes quieren un estado en forma de república. Nadie puede imponer una mediación sin volver a la legalidad. El presidente del Gobierno quiere el máximo consenso en su actuación".

 

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.