CÓMO DORMIR DE FORMA SALUDABLE

A la hora de meterte en la cama hay varios factores que debes tener en cuenta a la hora de conciliar el sueño. Dormir es algo fundamental para nuestra salud y hay que prestar atención a cómo lo hacemos.

Muchas veces te metes en la cama después de un largo día, estás deseando descansar, pero al día siguiente te levantas incluso peor, con la sensación de no haber dormido como deberías. Esto puede deberse a algunos factores que pueden condicionar la calidad de nuestro sueño. De media, pasamos una tercera parte de nuestra vida a dormir (entre 20 y 25 años), por lo que conviene hacerlo de la forma adecuada. Dormir es algo fundamental para nuestro organismo, muchas enfermedades están asociadas a la falta de sueño o a un descanso negligente.

Luces fuera

Muchas personas tienen una manía que puede ser muy perjudicial para la salud, dejar alguna luz encendida mientras duermen. Quedarse dormido con la televisión en frente de nosotros, con una persiana excesivamente subida o con una lámpara encendida tiene consecuencias negativas para nuestro organismo.

Según un estudio de la Facultad de Medicina Feinberg de la Universidad Northwestern, en Estados Unidos, dormir junto a una fuente de luz puede afectar a nuestro metabolismo y aumentar la resistencia a la insulina, esto se traduce en el incremento del riesgo de padecer diabetes.

Por tanto, a la hora de irnos a la cama debemos tratar de hacerlo en un ambiente correctamente ambientado, sin luces que puedan perturbar nuestro sueño. Trata de no quedarte dormido con la televisión encendida y evita que cualquier fuente de luz permanezca activa.

Vigila tu postura

Muchas veces estamos tan cansados que nos dejamos caer en la cama sin poner ningún tipo de reparo en cómo nos hemos colocado sobre el colchón. A la hora de dormir no vale con tumbarse, hay que tener claro qué posturas son más beneficiosas para nuestra salud. Y algo igual de importante es la elección de un buen colchón y una almohada adecuada.

Aunque los expertos advierten de que no existe la postura perfecta, sí que hay algunas mejor indicadas para mantener nuestra columna en la mejor posición posible.

Dormir boca abajo es una opción poco recomendable, ya que ejercemos una gran presión sobre la zona lumbar. Además situamos nuestro cuello en una posición forzada, por lo que los dolores cervicales pueden ser otra de las consecuencias.

Es mejor decantarse por la denominada postura fetal, es decir de lado con las piernas encogidas. Con esta postura no solo evitaremos los dolores cervicales y de espalda, sino que también mejoraremos nuestra respiración. Otra buena opción es dormir boca arriba, ya que la columna no esta en una posición forzada y se mantiene recta.

Cuidado con la cena

Otro factor decisivo para la calidad de nuestro descanso no está directamente ligado a nuestra cama, sino a lo que cenamos antes de meternos en ella. No solo tenemos que atender a qué comemos, sino a cuándo lo hacemos. Es importante que pase un lapso de tiempo de unas tres horas entre que cenamos y nos vamos a dormir, así evitaremos alteraciones del sueño y malas digestiones. Pero además de eso debemos tener claro que hay ciertos alimentos que a altas horas de la noche son un auténtico riesgo de cara a sufrir sobrepeso. Hay una máxima clave, y es que a la hora de dormir no vamos a necesitar una cantidad alta de energía, por lo que no debemos dársela en exceso a nuestro cuerpo.

Tienes muchas opciones: pollo, pavo, verdura, pescados... y evitar las carnes rojas, los embutidos, o recurrir a la fruta pensando que es algo saludable cuando realmente nos aporta fructosa que acaba convirtiéndose en grasa en nuestro organismo.

Teniendo claras estas tres ideas y aplicándolas a nuestro día a día dormiremos mejor y, por tanto, mejoraremos nuestra salud y nos despertaremos más descansados, algo fundamental para afrontar una mañana con buen humor.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.