EL PAPA HABLA EN DIRECTO CON LOS ASTRONAUTAS DE LA EEI

El Papa Francisco ha hablado este jueves con varios astronautas de la Estación Espacial Internacional (EEI), a los que les ha preguntado acerca de las cuestiones sobre el papel del amor y la importancia del trabajo colaborativo para el futuro de la humanidad. 

Esta se la segunda vez que un pontífice se comunica con un astronauta; el primero fue Benedicto XVI en 2011. En esta ocasión, el Santo Padre ha hablado con los seis astronautas de la EEI, de tres nacionalidades: los estadounidenses Randolph Bresnik (comandante de la tripulación), Mark T Vande Hei y Joseph Acaba (este último, de origen puertorriqueño), los ingenieros rusos Segey Nikolaevic, Ryazanski y Alexandr Misurkin y el italiano Paolo Nespoli, 

La conversación se realizó a través de videoconferencia y Nespoli fue el encargado de traducir las palabras del Santo Padre a sus colegas y viceversa. Desde una de las salas del Vaticano, Francisco saludó a los tripulantes de la Estación Espacial Internacional con un “buenos días, o buenas tardes, porque en el espacio nunca se sabe”, antes de realizar las seis preguntas que tenía preparadas.

El Santo Padre quiso saber si, desde su posición privilegiada en el espacio cuál piensan “que es la tarea del hombre en el universo. De dónde venimos, a dónde vamos, qué quedará de nosotros”. El encargado de responder a esta pregnta fue el astronauta italiano Paolo Nespoli que expresó su deseo de que no solo “ingenieros o físicos sino también teólogos, filósofos, filólogos, poetas, escritores, puedan venir al espacio para explorar y averiguar qué significa ser un ser humano”.

Al astronauta ruso Alexandr Musurkin, le tocó responder una de las preguntas más complicadas del Papa Francisco: “¿Están de acuerdo en que el amor es la fuerza que mueve el universo?” Musurkin, cristiano ortodoxo, hizo referencia a “El Principito”, la novela que está leyendo estos días y que le ha hecho llegar a la conclusión de que “el amor es la fuerza que te hace arriesgar tu vida por los demás”.

La curiosidad del Papa Francisco se ha colado en esta conversación, siempre con el doble fin del Santo Padre de seguir aprendiendo y pregonando su revolución de la ternura. “¿Qué os ha motivado a ser astronautas?”, les ha dicho.

Al ingeniero ruso Sergey Riazanskiy su amor por el espacio le llegó por su abuelo, ingeniero en el satélite Sputnik y convertirse en astronauta supone “continuar con ese sueño” de “descubrir nuevas formas de acercarse a las cosas”. Para su homólogo estadounidense Randolph Bresnik lo mejor del espacio es “ver por la ventana todo lo que Dios ha creado. Desde aquí no hay fronteras, ni conflictos, solo paz”. Una imagen idílica que esconde una fragilidad y una esperanza. “Esperamos que nuestro tabajo en equipo sea un ejemplo de todo lo que podemos conseguir trabajando juntos”.

Algo que también ha recalcado Joseph Acaba quien ve a la estación espacial como “un gran ejemplo de colaboración internacional. Nuestra diversidad es lo que nos hace fuertes”.

La esperanza, el amor y el trabajo en equipo son puntos clave en el discurso del Papa Francisco y ver el espíritu colaborativo de los astronautas le ha dado una gran alegría, como él mismo confesó en la conversación. “Es muy cierto que el todo es más grande que la suma de las partes”.

Antes de despedirse, el Pontífice ha querido saciar otra de sus curiosidades. “Viajar al espacio cambia muchas cosas que se dan por sentado, como por ejemplo la idea de norte y sur”, ha empezado, “¿qué es lo que más ha sorprendido?” El estadounidense Mark Vande Hei ha sorprendido al explicar que a pesar de que en el espacio “no necesitamos arriba y abajo, sigo necesitando enmarcar las cosas en un arriba y abajo”.

Ante esta respuesta, el Papa se ha mostrado sorprendido y asombrado, pero feliz y tras agradecer a los astronautas dedicar parte de su tiempo a la conversación les pidió que rezarán con él.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.