LA GUERRA ESTÁ DETRÁS DEL HAMBRE

En el mundo 815 millones de personas pasan hambre, 20 más que el año pasado y esa cifra podría seguir creciendo 3en los próximos años por culpa, en gran parte, del aumento de las guerras.

Así lo denuncia Acción Contra el Hambre en el Día Mundial de la Alimentación, que se celebra anualmente el 16 de octubre. En un comunicado, la Organización explica la relación existente entre los conflictos y la falta de alimentos.

Las guerras provocan un desplazamiento de la población. Ante el temor a bombardeos, violaciones, asesinatos y torturas, los ciudadanos huyen de su casa con lo puesto y abandonan el campo para refugiarse en zonas con acceso al agua. Decenas, cientos de personas repiten ese proceso y se crean por tanto aglomeraciones y campos en zonas con recursos limitados que se agotan y provocan hambre.

Las cosechas, los campos y la cría de animales quedan en un segundo plano cuando entran en juego la supervivencia y el miedo. Sin hombres y mujeres que puedan trabajar y generar nuevos alimentos, la población empezará a pasar cada vez más hambre dando como consecuencia un crecimiento del malestar en la población y generando el calvo de cultivo para nuevos estallidos de violencia.

Actualmente, uno de cada cuatro países en el mundo (situados en su mayoría en Asia y África) sufre algún tipo de conflicto, lo que afecta al 60% de la población mundial y ha provocado el desplazamiento de 66 millones de personas (la cifra más alta de refugiados desde la II Guerra Mundial). De los 46 conflictos actuales, el 77% está vinculado directamente a la inseguridad alimentaria, promovida previamente por la existencia de un conflicto bélico, tal y como explica Acción contra el Hambre. De hecho las cuatro grandes crisis alimentarias del 2017 se han situado en Yemen, Nigeria, Sudán del Sur y Somalia donde el clima de inseguridad que se vive desde hace décadas genera una situación de pobreza crónica en la población. “Cada año de conflicto reduce el PIB de un país un 17%, cinco años de conflicto acaban con la economía”.

De los 155 millones de niños que sufren desnutrición crónica, 122 millones vive en un país en guerra y se convertirán previsiblemente en refugiados que vivirán más de 17 años fuera de su país. El desarrollo agrícola y la educación son dos factores que podrían ayudar a frenar los conflictos bélicos y romper la rueda.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.