LA INDEFENSIÓN DE LOS NIÑOS

Cada 20 de noviembre se celebra en todo el mundo el Día Universal del Niño, una cita que nos recuerda la obligación de todos de proteger los derechos de los niños y de cuidarlos.

Casi 30 años después de que se aprobara el texto final de la Convención sobre los Derechos del Niño y casi 60 años más tarde de la firma en la Asamblea General de la ONU de la Declaración de los Derechos del Niño; los niños siguen siendo el colectivo más vulnerable.

La juventud de los niños, su indefensión, les convierten en las víctimas perfectas de aquellos que quieren explotarlos laboralmente o que destruyen su infancia abusando de ellos. Entre un 10 y un 20% de la población ha sido víctima de abusos sexuales en la infancia, abusos que se producen en su mayoría cuando el niño tiene entre 11 y 12 años por parte de un agresor conocido con autoridad.

Los abusos sexuales denigran a la persona y suponen un ataque no solo a nivel físico sino también emocional. Sus consecuencias emocionales duran de por vida, y los niños suelen sufrir un retraimiento social con un déficit en las habilidades sociales que puede derivar en conductas antisociales.

El Papa Francisco ha denunciado en múltiples ocasiones la lacra de los abusos sexuales a los que ha calificado como “una ruina terrible para toda la humanidad” y por eso ha pedido a todas las conferencias episcopales que fijen una Jornada de Oración por las víctimas de abusos, que en España tiene lugar el 20 de noviembre.

La Iglesia en España llama a todos los fieles a pedir por aquellos niños que están siendo víctimas de abusos sexuales, para que tengan “un hogar en el que puedan crecer y desarrollarse en paz y armonía” tal y como debería ser y como marca la Declaración Universal de los Derechos del Niño.

La Conferencia Episcopal aprovechará esta jornada para pedir perdón “por los abusos cometidos contra niños por parte de pastores y fieles de la Iglesia” y pide la oración para que “nunca vuelvan a repetirse semejantes atrocidades y para que conceda a todos los miembros de la Iglesia un mayor sentido de responsabilidad”.

Los abusos sexuales a los niños suelen ir creciendo de forma progresiva y se alargan hasta una media de 4 años. La situación de vulnerabilidad del menor hace que tema decirlo a los adultos por lo que tan solo en un 10% de los casos se atreven a denunciarlo, lo que activa una vía judicial, en muchos casos traumática y agresiva con la víctima (el 70% de los casos que entran en el sistema legal nunca llegan a juicio oral).

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.