LAS TOSTADAS QUEMADAS PODRÍAN PROVOCAR CÁNCER

Tostar demasiado el pan por las mañanas o comer patatas fritas puede llegar a provocar cáncer, según ha informado la Food Standards Agency de Reino Unido (FSA).

La FSA ha lanzado una campaña titulada “Go for the gold” (Ve a por el lado) en el que invita a los ciudadanos a no cocinar los alimentos de forma excesiva y dorar las comidas sin llegar a tostarlas. Eso se consigue por ejemplo no superando los 180ºC en la cocción de unas patatas para mantener el tono amarillo y ligeramente dorado sin que se pase al marrón y sacar las tostadas antes de que se forme la capa negra que luego se suele raspar con los cuchillos.

Tal y como informa la FSA, al hacer demasiado ciertos alimentos se propicia la aparición de la acrilamida. La acrilamida es un compuesto tóxico que se crea al calentar los alimentos a altas temperaturas (120ºC). Su presencia en el organismo se ha asociado con la aparición de distintos tipos de cáncer, según informa la FSA.

“Las pruebas en laboratorio demuestran que la acrilamida en la dieta causa cáncer a los animales. Aunque las pruebas en estudios humanos sobre el impacto de la acrilamida en la dieta no son concluyentes, los científicos están de acuerdo con que la acrilamida en la comida tiene el potencial de causar cáncer a los humanos y sería prudente reducir la exposición a ella”.

Sin embargo, otras entidades como el UK Cancer Research consideran que es muy pronto para afirmar tal relación y que no se sabe en qué cantidades habría que ingerir la toxina para desarrollar el cáncer.

La advertencia de la Agencia afecta también a otros alimentos muy presentes en la dieta británica como son el “fish and chips” (el pescado frito con patatas) y resto de fritos, el té o el asado tradicional de los domingos. Además da varios consejos que pueden parecer obvios, pero que conviene recordar siempre para interiorizarlos: en primer lugar revisar cuidadosamente las instrucciones de cocción de los productos congelados y procesados (como empanados para freír, patatas fritas precocinadas…). También evitar meter las patatas en la nevera ya que en ese ambiente aumenta la producción de acrilamida. Lo ideal es guardar las patatas en un lugar fresco, seco y oscuro.

El último consejo es una pauta que hay que seguir independientemente de la presencia de ciertos compuestos tóxicos: mantener una dieta sana y equilibrada. Consumir alimentos de calidad, verduras y frutas y mantener una dieta saludable ayudará a reducir el riesgo de padecer cáncer.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.