LAS VENTAJAS DE IRSE DE VACACIONES EN SEPTIEMBRE

Cada vez son más los que eligen septiembre como mes para irse de vacaciones por las múltiples ventajas que tiene.

Septiembre es el mes de la vuelta al cole y al trabajo para muchos, pero cada vez son más los que eligen este mes para escapar de la oficina y desconectar. Las ventajas para los que escogen este mes como el de sus vacaciones son muchas:

Precios más asequibles

Con el final de agosto llega también el final de la temporada alta y de los precios caros. Una estancia de una semana en Punta Cana supera los 900 euros en un hotel de 4 estrellas con un régimen de todo incluido. El mismo hotel en septiembre no llega a los 700 euros por persona. En destinos europeos la rebaja es similar, algo que supone un gran alivio económico para las familias agobiadas por la crisis y puede ser la diferencia entre no tener vacaciones o tenerlas.

Temperaturas más suaves

En septiembre los días se van acotando, pero todavía hay suficientes horas de luz para mantener la ilusión del verano. Las temperaturas son más agradables que en agosto, perfectas para disfrutar de la playa en los destinos de sol, pero también para poder ver la ciudad con una rebeca en caso de ser necesario. Al no ser tan extremas las temperaturas (en agosto en Madrid se han superado los 40º mientras que para septiembre las temperaturas máximas serán de 26º.

Menor índice UV

La posición del sol respecto a la tierra es más inclinada en septiembre y más alejada, por eso mismo los niveles de radiación ultravioleta son menores. Así, incluso en las horas centrales se pueden usar protectores solares de menor graduación y que el riesgo de sufrir quemaduras solares es menor.

Lugares menos masificados

Al ser temporada media, en los destinos no hay una gran cantidad de gente. Así, por ejemplo, si en agosto el tiempo medio de espera para ver el Castillo de Windsor en Inglaterra es de una hora, en septiembre los tiempos se reducen a la mitad o la cuarta parte. Esto supone también que las fotos del atardecer en la playa o de ese monumento que quieres que todos vean, saldrán sin gente alrededor. Es una ventaja especialmente para todos aquellos que buscan perderse y no ver a otra gente en sus vacaciones para reducir sus niveles de estrés al máximo.

Trabajar en agosto sin agobios

Aunque pueda parecer que trabajar en agosto es una mala opción porque el resto de compañeros están de vacaciones y tienes que ver sus fotos en la playa o en esos lugares exóticos; lo cierto es que la ausencia de compañeros en la oficina implica una bajada en el volumen de trabajo. En muchas empresas se cierra en agosto (los juzgados y administraciones públicas reducen su actividad hasta los servicios mínimos) y otras mantienen la jornada intensiva durante todo el verano. Eso supone que los ritmos de trabajo se relajan, los metros van más vacíos y hay menos atascos.

¿Adiós al síndrome postvacacional?

Al coger las vacaciones en septiembre, las navidades están más cerca, al igual que los distintos puentes de otoño e invierno (el puente del Pilar, el 1 de noviembre, el puente de diciembre). De ese modo la vuelta al trabajo se hace menos dolorosa ya que queda menos tiempo para volver a desconectar. 

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies propias y de terceros con la finalidad de mejorar el rendimiento del sitio web y de evaluar el uso que se hace de nuestra página web y la actividad general desarrollada en la misma así como mostrar publicidad personalizada. Si continúa navegando, entendemos que acepta su uso. Puede cambiar la configuración y obtener más información aquí.