LOS 10 ERRORES MÁS COMUNES EN UNA ENTREVISTA DE TRABAJO

Aunque tener un buen currículum es clave fundamental para acceder a un puesto de trabajo, realizar una buena entrevista es el otro gran pilar. Un error de novatos puede provocar que un gran candidato sobre el papel sea descartado en la conversación con el futuro empleador. Aunque hay gente con un don para desenvolverse en una entrevista, no repetir estos errores garantiza un resultado aceptable

Una entrevista empieza antes de sentarse con el entrevistador y empezar a hablar. Elegir la ropa adecuada al puesto que se quiere obtener es importante, así como llevar una copia del cirrículum por si el entrevistador pudiera pedirla en un momento dado. Además, IMF Business School han querido analizar los errores que pueden convertir una entrevista de trabajo en una auténtica cadena de despropósitos.

Ser impuntual

No es necesario, ni recomendado llegar con demasiada antelación a una entrevista de trabajo, pero sí con el tiempo suficiente para localizar el lugar y poder analizar a los otros candidatos o la empresa en sí.  Además, salir con tiempo de casa garantiza poder actuar en caso de una eventualidad. Si surge algún imprevisto que va a procovar un retraso en la entrevista, llama siempre a la persona de contacto en la empresa para avisar y comunicar el motivo de la tardanza (siempre que esto sea posible).

Descuidar el contacto previo

No todas las ofertas de trabajo son iguales y por lo tanto no todas requieren el mismo tipo de tratamiento. El currículum tiene que estar adaptado a la oferta laboral y el email de presentación ante la oferta tiene son nuestra primera toma de contacto y marcan la línea de nuestra personalidad y forman parte de la impresión que la empresa puede obtener de cada uno de los candidatos. No seas descuidado.

Falta de interés

Las empresas reciben diariamente cientos de currículum ante posibles ofertas laborales. Buscar información sobre la empresa, sus valores e historia, hitos importantes o la localización son tareas sencillas que pueden ayudarte a diferenciarte del resto de candidatos. Además, te ayudarán a conocer mejor la oferta y el puesto y a situarte realmente en la posible empresa para encarar la entrevista. Las empresas quieren ver que te interesa realmente el trabajo y vas a dar lo mejor de ti para mejorarla.

No dejar hablar al interlocutor

Es comprensible que el nerviosismo de una entrevista de trabajo provoque una gran verbalización por parte de los candidatos; sin embargo es fundamental dejar que la entrevista sea una conversación fluida entre dos interlocutores. El entrevistador debe llevar el peso de la conversación en el primer momento y será el que dirija la conversación hasta el turno de las preguntas. Tampoco es positivo ser demasiado escueto y responder a las preguntas con monosílabos. Recuerda que la empresa necesita conocerte a ti y tus cualidades para poder seleccionarte.

Anticiparse

Las entrevistas tienen sus tiempos y conocerlos y es importante. Comenzar la entrevista preguntando sobre las condiciones económicas, los horarios o vacaciones, antes de hablar sobre el puesto o la propia empresa, no es una buena idea. Ninguna compañía demanda trabajadores interesados en esos aspectos más que en la oferta o empresa en sí. Será la propia empresa la que saque el momento para hablar de estos temas o se dejará el turno de preguntas al finalizar la misma para poder debatirlos con tranquilidad. 

Interesarse por el resto de candidatos

La crisis económica, la sobrepreparación y el gran número de trabajadores cualificados luchando por un único puesto de trabajo hace que la elección por parte de la emrpesa sea más difícil y que los nervios e inseguridades de los candidatos crezcan. Saber si a un puesto han optado 10 o 500 personas no te ayudará a sacar lo mejor de ti y lo único que hará será aumentar tu nerviosismo. 

Disfrazarse

Tan malo es inventarse cosas cómo no saber qué aparece en tu currículum vitae.Elabora un currículum que resalte tus puntos positivos, pero que no sea irreal ni falso, y por supuesto, que se adapte al puesto de trabajo al que estás aspirando. Además, de cara a la entrevista, te ayudará el prepararte un guión tipo en el que puedas explicar tu formación y experiencia previa. Si ha algo que no puedes explicarte a ti mismo en casa de forma tranquila, no lo añadas. 

Caer en las adulaciones

En una entrevista se buscaun trabajador honesto y educado. Al igual que no es aconsejable hablar mal de trabajos anteriores, tampoco lo es halagar en exceso el puesto al que se postula. Eso rea una imagen de falsedad y de poco compromiso. Los pelotas descarados no gustan, por mucho que haya gente que opine lo contrario.

Presumir

Ante la feroz competencia de candidatos para un puesto, es cada vez más frecuente que los candidatos intenten destacar en exceso sus fortalezas. Los idiomas se han convertido en un requisito indispensable a la hora de optar a un puesto de trabajo aunque 6 de cada 10 empleados no necesitarán utilizar los idiomas que les fueron exigidos para su contratación. Si no estás seguro de tu fluidez en un idioma es preferible que no lo pongas en tu currículum o que pongas un nivel más bajo ya que corres el riesgo de que se realice la entrevista en ese idioma y se muestren tus carencias.

Pasarse de insistente

La línea del interés en una entrevista de trabajo es muy fina y siempre se corre el riesgo de quedarse corto o pasarse. Es importante que los entrevistadores sepan que te interesa el puesto y así se lo hagas saber en algún momento de la entrevista, pero no supliques por él ya que conseguirás el efecto contrario. Evita además llamar cada día para conocer el estado de la oferta, en el caso de ser el elegido, la empresa se pondrá en contacto contigo. 

13tv

© 2017 - 13TV S.A.