LOS 12 CONSEJOS CON LOS QUE SE PRODRÍA REDUCIR EL CÁNCER EN UN 40%

Hacer ejercicio, no fumar o limitar el consumo de alcohol evitarán la aparición del cáncer y ayudarán a mantener un nivel de vida saludable.

1 de cada 3 hombres y 1 de cada 4 mujeres padecerán cáncer a lo largo de su vida. En 20 años, los casos de cáncer aumentarán en un 70% lo que supone que más de 3 millones de personas en España tendrán cáncer. Ante esta situación la Unión Europea ha lanzado una lista con consejos para reducir el riesgo de padecer cáncer. Siguiendo los 12 consejos se podrían evitar hasta el 40% de los cánceres que no provengan de factores genéticos o hereditarios.

No fumar: El tabaco mata cada año a 7 millones de personas, lo que supone que cada 6 segundos fallece una persona por algún tipo de cáncer derivado del consumo de tabaco. Un fumador reduce su esperanza de vida hasta 10 años.

Haz de tu casa un hogar sin humo: los estudios demuestran que los niños que crecen en hogares en los que se fuma tienen más probabilidades de fumar que aquellos que crecen en un entorno sin humo. Además, el riesgo de padecer cáncer de pulmón se incrementará en un 35% en los fumadores pasivos.

Mantén un peso saludable: el 15% de la población española padece sobrepeso, algo más de 6 millones de personas. El peso saludable es aquel que reduce los excesos de las grasas y se mide de forma habitual gracias al Índice de Masa Corporal (el peso dividido entre la altura al cuadrado). El índice de masa corporal ideal estaría entre el 21 y el 25; entre el 25 y el 30 se considera que la persona tiene sobrepeso mientras que a partir de 30 se habla de obesidad. Con un peso saludable se pueden reducir hasta 8 tipos de cáncer.

Haz ejercicio a diario: el sedentarismo está detrás de muchas enfermedades cardiovasculares y aumenta el riesgo de padecer cáncer e ictus. La OMS recomienda cumplir al menos 30 minutos de actividad al día, y nunca menos de 150 minutos de actividad a la semana. Esta actividad puede ser ligera (paseo, estiramientos), moderado (caminar rápido, hacer bicicleta, gimnasia de mantenimiento) o intenso (senderismo, correr, natación, jugar al fútbol…). Practicando ejercicio de forma regular se pueden reducir un 11% las probabilidades de padecer cáncer.

 

Come de forma saludable: consume una gran cantidad de cereales integrales, legumbres, frutas y verduras, limita los alimentos hipercalóricos y evita las grasas azucaradas. El consumo de carne roja en grandes cantidades favorece la aparición del colon tracto-rectal.

Limita el consumo de bebidas alcohólicas: al igual que pasa con el tabaco, el consumo de alcohol, aumenta las probabilidades de sufrir cáncer. El alcohol es un cancerígeno per se y su incidencia en la salud no depende tanto del tipo de bebida o de la graduación sino de la cantidad de alcohol que se ingiere.

Evita una exposición excesiva al sol: la piel tiene memoria. A medida que se acumula el daño aumenta el riesgo de sufrir melanomas. Aunque estéticamente el bronceado es muy valorado, a nivel médico el bronceado aparece como defensa de la sobreexposición al sol. Existen tres formas de proteger la piel de los rayos ultravioleta: física (elementos externos como una sombrilla o ropa), biológica (la protección natural de la piel) y química (las cremas solares).

En el trabajo protégete de las sustancias cancerígenas cumpliendo las instrucciones de la normativa de protección de la salud y seguridad laboral.

En casa, prevén la exposición a la radiación procedente de altos niveles de radón en el domicilio. En muchas casas antiguas las tuberías contenían amianto, una serie de minerales que puede provocar cáncer de pulmón.

En el caso de las mujeres siempre que sea posible se recomienda amantar a los bebés. 12 meses de lactancia (no necesariamente en una sola temporada) reduce el riesgo de cáncer además de favorecer la reducción de peso tras dar a luz.

Con la llegada de la menopausia es importante limitar la terapia hormonal sustitutiva que puede aumentar el riesgo de padecer determinados tipos de cáncer.

En el caso de tener hijos es importante que estén vacunados. La quinta parte de los cánceres están directamente relacionados con enfermedades vacunables, como es el caso de la hepatitis B o el virus del papiloma humano.

Por último, la Unión Europea recomienda participar en programas organizados de cribado del cáncer para prevenir la aparición de la enfermedad o detectarla en estados tempranos para un tratamiento más eficaz. Es el caso de las mamografías anuales para las mujeres o la exploración colorrectal en hombres (y también en mujeres).

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.