LOS PELIGROS DE NO TENER AGUA EN LOS EMBALSES

La ausencia de precipitaciones de los últimos meses ha dejado a los embalses al 38% de capacidad, una cifra que no se registraba desde 1995. Las consecuencias de esta sequía pueden ser devastadoras.

Los embalses españoles tendrían que estar a estas alturas del año al 52% de capacidad y sin embargo no llegan ni al 40%. Los embalses no solo sirven para acumular el agua de la lluvia, sino que ayudan a generar energía y controlan la fauna y la flora de los alrededores. 

La ausencia de lluvias puede provocar un riesgo de escorrentía en los montes. La escorrentía es el agua de lluvia que se desplaza rápidamente por un terreno. Cuando se produce, el agua avanza tan rápido que destruye todo a su paso y no empapa la tierra.

La precaria situación de los embalses está provocando también subidas en la factura de la electricidad. Se calcula que este año las empresas hidroeléctricas obtendrán 1.000 millones de euros menos de ingresos, lo que a su vez derivará en un aumento del precio de la luz.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.