POR QUÉ NO DEBEMOS ADOPTAR EN NAVIDAD

Muchos de los animales que sufren un abandono son adoptados o regalados durante las fechas navideñas. Hay que descartar la idea de que son “un regalo”.

La Navidad es una fecha de ilusión en la que los regalos buscan sorprender y hacer sonreír a las personas que los reciben, pero esto puede llevar a problemas cuando lo que está en juego es la vida de un animal. Según un estudio de la Fundación Affinity, cada año más de 137.000 animales son abandonados en España, muchos de ellos adoptados durante las celebraciones navideñas. Es un error caer en el pensamiento de que regalar un adorable cachorro es simplemente eso, un regalo, un juguete, un bonito motivo para hacer que los más pequeños se ilusionen, porque es mucho más que eso, es un animal que requiere una gran responsabilidad, cariños y cuidados constantes.

Además, el abandono de un animal de compañía está penado: el artículo 337 del Código Penal impone desde sanciones económicas hasta penas de prisión y/o inhabilitación para la tenencia de animales o la prohibición de ejercer profesiones relacionadas con los mismos para aquellos que incurran en el maltrato o abandono de mascotas. El Congreso ha aprobado por unanimidad la modificación del Código Civil que señala que los animales son seres vivos dotados de sensibilidad y no cosas. Pero más allá de lo que la ley dicta en estos casos, hay que pensar en que lo que está en juego es la salud e integridad de un animal que no es el culpable de las irresponsabilidades que pueden cometerse por parte de quienes se hacen cargo de él. Antes de adoptar en estas fechas plantéate lo siguiente:

¿Es un capricho o un deseo real?

Si adoptar una mascota responde a la necesidad de hacer un regalo navideño a modo de juguete, estamos cometiendo un error. Lo primero que hay que tener en cuenta a la hora de adoptar es que tiene que ser una decisión meditada, consensuada con todos los miembros de la familia y con consecuencias a largo plazo. Si un niño recibe como regalo un adorable cachorro, puede que acabe cansado de él una vez se haya disipado la ilusión inicial. Los animales crecen y puede que cuando sean adultos, no sean tan adorables como en el inicio de su vida, por lo que hay que tener en cuenta que estamos adoptando una mascota para toda su vida, no sólo mientras sea un cachorro.

Las necesidades del animal

Si pensamos en las necesidades del animal, será difícil que caigamos en el error de adoptar por Navidad. Lo primero, es conveniente que exista un vínculo entre las personas que van a cuidar de la mascota y ésta. Esto se logra a lo largo de un proceso que se pierde si el cachorro viene como un regalo, de forma fría, como si de un muñeco se tratase. Además, si optas por un cachorro, y no por un perro adulto, debes saber que el periodo en el que se lleva a cabo la adopción es clave, ya que debe producirse antes del tercer mes de vida (en el caso de los perros), facilitando así la socialización del mismo. También hay que tener en cuenta que un cachorro necesita tranquilidad para adaptarse a su nuevo hogar y estar en un ambiente adecuado y, como todos sabemos, esto no es algo propio de la Navidad, ya que las visitas y reuniones familiares se suceden con mucha frecuencia.

¿Es compatible tu estilo de vida con tener una mascota?

Adoptar una mascota es incorporar un miembro más a la familia que, además, va a ser dependiente, por lo que si pasas gran parte de tu vida viajando o vas a tener escasas horas al día para dedicarte a tu nuevo amigo y va a estar solo, es conveniente que descartes la idea de adoptar.

Un compañero leal y muchas obligaciones

Tener un perro u otra mascota no es solo disfrutar de su compañía y darle todo el cariño del mundo, ya que desde el mismo momento en que decidamos traerle a nuestro hogar, pasaremos a tener varias obligaciones para que su vida sea plena y pueda ser feliz a nuestro lado. Tendremos que adoptar nuestros hábitos a sus necesidades, darle la atención y cuidados que necesite y, sobre todo, ser conscientes de que su bienestar depende de nuestro buen hacer. Gastos veterinarios, alimentación, adaptar nuestro hogar a su presencia… son muchos los factores que debemos tener presentes.

Con todo esto, deberías tener claro que adoptar una mascota debe responder a un deseo real, que lleve a meditar y a tener claro todo lo que implica esta decisión, y no a algo tan simple y sencillo como hacer un regalo por Navidad.

 

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.