UN ESTUDIO DEMUESTRA QUE LA TORRE DE BABEL EXISTIÓ

El edificio bíblico de la Torre de Babel, centro del saber y prueba de la ambición de los humanos cuya edificación intentó impedir Yahveh existió realmente. Al menos así lo demuestran varios hallazgos realizados por un grupo de investigadores. 

El canal de televisión del centro de investigación estadounidense Smithsonian ha buscado evidencias de la existencia de la mítica Torre de Babel. El profesor de Historia de Babilonia en la Univesidad de Londres, Andrew George ha estudiado una antigua tablilla babilónica del siglo VI a.C. En ella ha hallado representada una estructura escalonada con siete pisos de altura, una figura humana con un cetro en el lateral identificada por George como el rey Nabucodonosor II y una inscripción: “Etemenanki, Ziggurat Babel”. Es decir, la tablilla prueba la existencia de la “Torre del templo de Babilonia” o Torre de Babel.

La tablilla podría ser un relato de la construcción del edificio ya que en la inscripción se puede leer que para la construcción del zigurat se movilizaron numerosos pueblos, “desde el mar superior, que es el Mediterráneo, hasta el mar menor, que es el Golfo Pérsico”. Aunque George no es una persona religiosa, sí que afirma que las pruebas que se han encontrado demuestran que “es un edificio real”.

En Irán Jeff Allen, miembro de la World Monunmen Fund, una organización privada sin ánimo de lucro dedicada a la preservación de sitios de arquitectura histórica, ha encontrado restos del edificio en un campo de Irák (la antigua Babilonia). “Cuando era pequeño pensaba que era un mito, y mucha gente sigue creyéndolo. No saben que en realidad el edificio existió y yo estoy ahora mismo sobre sus restos”.

La Torre de Babel fue un edificio creado por los babilonios que tenía siete plantas de altura y medía más de 90 metros de altura según lo que se sabe hasta el momento. Tal y como se explica en la Biblia, antes de su creación todos los hombres hablaban una sola lengua; sin embargo su ambición por llegar al Cielo fue tan grande que Yahveh bajó a la ciudad y confundió la lengua de los habitantes de Senaar para que no se entendieran. De esa forma surgieron los distintos idiomas y los habitantes de la Tierra se dispersaron por toda la superficie del planeta.

Además, en el siglo XIX se demostró que los reyes asirios mencionados en la Biblia eran reales y estaban corroborados por evidencias arqueológicas, por lo que George Andrew se pregunta “¿cuánto más hay de cierto?”

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.