UN HOMBRE CREA EL LABERINTO MÁS GRANDE DE ESPAÑA

Cuando su hija se quedó en paro, Emilio Pérez Carral, vecino de Villapresente (Cantabria) decidió ayudarle de la mejor forma posible y por ello aprovechó un terreno que comparte con sus dos hermanos para construir el laberinto más grande de España

Emilio es operario de Montes desde hace treinta años lo que le ha dado un conocimiento muy completo de la plantación de árboles. En un principio aprovechó su pasión y conocimientos para la venta de madera, pero la llegada de la crisis le dejó con un excedente de árboles a los que necesitaba dar salida.

Entonces decidió cumplir un sueño que tenía desde hacía tiempo: construir el laberinto más grande de España. Sus compañeros y amigos le fueron ayudando a plantar todos los árboles de la forma deseada, aunque no todos creían en la idea. A lo largo de varios meses fue plantando los 4.000 cipreses que componen el laberinto perenne más grande de España y que ocupan una superficie de 5.600 metros cuadrados con una altura de 2,5 metros de altura.

El laberinto abrió sus puertas el pasado 8 de abril, después de conseguir todos los permisos del ayuntamiento y tras contar además con el apoyo de la Comisión de Ordenación del Territorio y Urbanismo. Los que en su día dudaban se han declarado seguidores de este proyecto ecológico y diferente.

La idea de Emilio con este laberinto es poder ayudar a su hija y “darle un sueldo digno”, como declaraba a El Diario Montañes. Ella será la encargada de la gestión del laberinto, mientras que Emilio se encargará de la poda y de ayudar a los visitantes que se pierdan.

Encontrar la salida de este laberinto no es tarea sencilla aunque Emilio dice que se tarda entre una hora y una hora y media en encontrar la salida. Para evitar que alguien se quede encerrado mucho tiempo, Emilio da su número de teléfono para que le llamen y pueda ir en su búsqueda. No se planeta por el momento dar un mapa porque dice que sería demasiado fácil y se perdería parte de la emoción.

La creación de Emilio está inspirada en los dédalos ingleses de los siglos XVIII y XIX que construían las grandes familias del Reino Unido para entretener a las clases más altas de la sociedad. Emilio plantea en un futuro colocar bancos de descanso en la parte central al estilo de los nobles británicos.

El laberinto se puede visitar en los meses de verano, de abril a octubre, cuando los cipreses están más frondosos y se puede pasear por sus 5km sin miedo a ramas o a las inclemencias del tiempo. La entrada cuesta 4 euros y los grupos tienen que reservar previamente en la página oficial del laberinto.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.