VIVO COMO UN ANIMAL..Y SOY FELIZ

Esta semana, la televisión británica entrevistaba a Tom Peters, un técnico de sonido que vive sus horas de ocio como “Spot”, un cachorro de dálmata que camina a cuatro patas y come chuches de perro. Su caso, aunque curioso, no es el único.

Hay personas que se relajan haciendo yoga, deporte o leyendo, pero no todos encuentran en estos hobbies la felicidad, algunos necesitan algo más, y ese algo más para Tom Peters es llegar a casa quitarse el traje y vestirse de cachorro dálmata. A partir de ese momento, Tom se convierte en Spot.

Preguntado por qué lo hace, Tom o Spot lo tiene claro: es feliz, no hay nada más allá. Petters reconoce que esta afición le ha salido cara en el ámbito personal. En la entrevista con la cadena británica le acompaña su ex prometida, quien rompió su compromiso debido a la particular afición de su pareja. Ahora Rachel admite que aunque no son pareja son muy buenos amigos.

La mujer gato

El caso de Tom Peters ha llamado la atención de muchos británicos, pero no es el único. Hace varios años saltaba a la fama el caso de Jocelyn Wildenstein, quien se sometió a innumerables operaciones estéticas para conseguir que su rostro fuera similar al de un felino. Detrás de esta obsesión se encontraba el deseo de Jocelyn de recuperar el amor de su esposo, gran amante de los animales. Sin embargo, la afición de “Joce” al bisturí distanció a su esposo todavía más y nunca volvieron a ser pareja. De hecho, el divorcio fue muy polémico y ella le acusó de no pagarle la pensión mientras derrochaba dinero en sus nuevas novias. Las operaciones de Jocelyn continuaron y hoy, con 72 años afirma que ha logrado por fin verse tal y como había deseado siempre.

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.