UN HOMBRE CON PARÁLISIS CONSIGUE ANDAR GRACIAS A LA TECNOLOGÍA

Una nueva terapia que estimula la espina dorsal ha provocado que un hombre vuelva a caminar, aunque con ayuda, después de 5 años en silla de ruedas.

La vida de Jered Chinnock cambió hace cinco años cuando un accidente con una moto de nieve le dejó la parte inferior del tronco y las piernas paralizadas. Después de años de terapias en busca de una solución a su situación, este estadounidense de 29 años ha vuelto a sentir el mundo bajo sus pies y ha podido volver a levantarse gracias a su participación en un ensayo clínico pionero realizado en colaboración entre la Clínica Mayo y la UCLA.

Lo novedoso de este hecho es que, a diferencia de otros ensayos donde el paciente ha recuperado la movilidad de las piernas gracias a un exoesqueleto, en esta ocasión Jered no va a tener que cargar con ninguna gran estructura realizando los movimientos corporales por él. Los investigadores han implantado en Jered un dispositivo que estimula su médula espinal a través de pequeñas descargas nerviosas y lo han combinado con una terapia física para potenciar los efectos de la electroestimulación.

En total han sido varios meses de trabajo diario (un total de 43 semanas) para volver a fortalecer el tronco inferior de este joven antes de la operación que cambió su vida. Además, al contrario que en casos previos, los impulsos no son los responsables de generar el movimiento en el paciente, sino que los impulsos, combinados con el entrenamiento, consiguen generar el aprendizaje necesario para caminar sin necesidad de que el cerebro intervenga. El dispositivo sortea así la conexión entre el cerebro y las piernas, que se había roto con la lesión.

Gracias a la terapia Jered puede mantenerse en pie sin ayuda. “Mi equilibrio sentado ha mejorado mucho. Caminar por la cinta es ahora mucho más fácil y mejor”. Su movimiento ha mejorado tanto que es capaz de caminar.

Por ahora la tecnología no permite que Jered pueda mantenerse y caminar si no recibe estimulación constante por parte del dispositivo colocado debajo de su abdomen. De hecho, los científicos están sorprendidos con los resultados de esta terapia y no comprenden todavía cómo o por qué ha sucedido. Sin embargo los científicos esperan que sea un primer paso para las nuevas terapias del futuro en el que la neuroestimulación logre revertir los efectos de un gran número de parálisis.

El vídeo compartido por la Clínica Mayo lleva más de 66.000 reproducciones y ha sido replicado por numerosos medios. 

13tv

© 2017 - 13TV S.A.

Utilizamos cookies para asegurar que damos la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web. Si continúa utilizando este sitio asumiremos que está de acuerdo.